AGENTES HÚMEDOS

El agua es el elemento más usado para la prevención y para la extinción de incendios, sus propiedades extintoras se derivan del efecto de enfriamiento resultante del considerable calor que se absorbe al pasar el agua a vapor, por su efecto humectante y por el aislamiento del oxigeno que produce al cubrir los materiales en ignición.
El agua es efectiva como agente extinguidor principalmente en fuegos tipo -A ò de materiales orgánicos (papel, madera, telas, hojarasca, basura, etc.) siendo muy importantes sus poderes de penetración y humectantes para evitar la re ignición de materiales que ya fueron apagados o para prevenir su ignición en el curso de un incendio.
Se recomiendan para la protección de papelerías, almacenes, madererías, mueblerías, bibliotecas, archivos, oficinas y de sitios en donde se tengan materiales orgánicos.
Los extintores de agua a presión pueden ser reforzados en su capacidad extintora al agregarles los aditivos espumantes AFFF para derivados del petróleo y AFFP para líquidos polares y alcoholes que actúan por la formación de películas aislantes de elevada tensión superficial, haciéndolos muy efectivos para la prevención o extinción de fuegos tipo -B derivados de los derrames y/o de la ignición de combustibles y solventes inclusive para fuegos tipo -D de metales auto oxidantes (magnesio, azufre).
La única aplicación restringida para los extintores de agua, es su uso en fuegos tipo -C (eléctricos) debido a las propiedades conductoras de la electricidad que tiene este líquido.
Contáctanos y uno de nuestros representantes analizará tus necesidades para proponerte la mejor opción.
| CATÁLOGO CAEDSA

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “AGENTES HÚMEDOS”