CONCENTRADOS ESPUMANTES

Sirven primordialmente para proporcionar una capa exenta de aire que impida que los vapores volátiles inflamables se mezclen con el aire o con el oxígeno. Para conseguir eso, la espuma tiene que poder desplazarse libremente por encima del combustible derramado, resistir la disgregación debida al viento o por estar expuesta al calor y las llamas.
La propiedad que tenga de retener el agua determina su resistencia a la exposición térmica y proporciona enfriamiento limitado a todo lugar al que se adhiera.
A diferencia de otros agentes de extinción tales como agua pura, polvos químicos secos, CO2, etc., una espuma acuosa estable puede extinguir el fuego en un liquido inflamable combinando mecanismos de enfriamiento y sofocación, y separando la fuente de llama / ignición de la superficie de los productos. Ella puede también evitar la reignición por un largo periodo de tiempo.
El agua, comparada con un combustible hidrocarburo standard, es más pesada que la mayoría de esos líquidos y si se aplica directamente sobre ellos, se sumergirá y tendrá poco o ningún efecto extintor o de supresión de vapor.
Asimismo, si el combustible se calienta por encima de los 100º C, el agua herviría por debajo de éste expulsándolo fuera del recipiente y en consecuencia, extendiendo el incendio. Por esta razón, la espuma es el agente de extinción primario utilizado en todas aquellas zonas potenciales peligrosas o en aquellas áreas en donde se transporta, procesa, almacena o se usan líquidos inflamables como fuente de energía, y es parte también del arsenal de medios a que recurren los bomberos para el control de siniestros.
| CATÁLOGO CAEDSA

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “CONCENTRADOS ESPUMANTES”